NUESTRA PRIORIDAD ES TU SONRISA
LLÁMANOS SAN ADRIÁN 948 696 370
LOGROÑO 941 511 680
ARNEDO 941 385 040
STO. DOMINGO 941 342 233
NÁJERA 941 361 310
Tomates frescos

Dieta mediterránea. ¿Tesoro perdido?

La dieta mediterránea era un tesoro que teníamos los países que gozamos de la suerte de tener el Mediterráneo como elemento de unión cultural y nutricional. Poco a poco se perdía alguno de estos hábitos, pero en los últimos se está perdiendo casi por completo.

Otras dietas se ponen de moda, pero esto no es una “dieta” tal cual, sino una buena herencia cultural, unos hábitos, demostrados científicamente sus beneficios en la salud. Declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Tiene muchas propiedades beneficiosas para la salud ya que las grasas que se usan son grasas saludables, la proporción de nutrientes es equilibrada y es rica en micronutrientes esenciales para el cuerpo, además de ser una alimentación muy saludable con muchísimos estudios detrás, es compatible con el placer de comer platos sabrosos y ricos.

¿Os apetece seguir sus pautas? Os cuento sus características:

  • Consumir más alimentos de origen vegetal que los de origen animal: que abunden las verduras, hortalizas, frutas, legumbres, cereales integrales y frutos secos naturales. Si son de temporada mejor. Cuanto más color variado tengan nuestros platos, mejor.
  • Usar aceite de oliva como principal grasa para cocinar y aliñar, sin freír.
  • Puedes tomar cereales a diario pero si son integrales de grano entero (pan, pasta, arroz y cereales), recuerda que nos dan energía, así que a gastarla.
  • Alimentos y no productos, siempre prioridad a los alimentos frescos y de temporada.
  • Consumir a diario lácteos. Sin olvidarnos sobre todo del yogur por los microorganismos vivos que contiene.
  • Consumir la carne roja y embutidos con mucha moderación, no pasarse de 3 días a la semana de carne: preferiblemente conejo, pavo o pollo.
  • Más pescado y huevos que carne. Pescado variado sin olvidarse del pescado azul (si es de tamaño pequeño mejor: caballa, sardinitas…)
  • Usar más hierbas aromáticas que sal.
  • Bebe agua.
  • Haz ejercicio físico.

Y… ¡A disfrutar del verano!

Elisa Cervera Añó. Diplomada en Nutrición Humana y Dietética.
Mediterráneo, Centro de Nutrición y Dietética.

Cuéntalo en: