NUESTRA PRIORIDAD ES TU SONRISA
LLÁMANOS SAN ADRIÁN 948 696 370
LOGROÑO 941 511 680
ARNEDO 941 385 040
STO. DOMINGO 941 342 233
NÁJERA 941 361 310
SOCIEDAD

¿Y QUÉ…? MENOS MAL QUE NO SOY PERFECT@

Los “milenials” y los jóvenes de la “generación Z” están obsesionados por ser más perfectos que sus antecesores. Como la perfección es imposible, albergan sensaciones de depresión, ansiedad y tendencias que pueden conducir al suicidio. ¡Mucho cuidado!

Jennifer López

Photo by Ana Kley on Foter.com / CC BY

Según la genética, el ser humano perfecto podría ser un puertorriqueño, debido al mestizaje que habría juntado todos los genes buenos de los distintos grupos raciales españoles (europeos), africanos y taínos. Un biólogo de la universidad de Berkeley (Lior Pachter), así lo asegura. Jennifer López (nació en Nueva York pero desciende de Puerto Rico) o Ricky Martín, podrían ser ejemplos de esta teoría. De hecho, la isla del Caribe, ha  criado  a  5  Miss  Universo.
Desafortunadamente, vivimos en una época en que la sociedad nos exige un irracional deseo de ser perfectos. Las personas nos preocupamos, en exceso, por los defectos y analizamos continuamente cómo debemos comportarnos. Todos queremos luchar, ser ganadores y mostrar una imagen perfecta. La demanda de talento en el mundo es cada vez más exigente y necesitamos una urgente aprobación de los demás.

¿Es malo querer ser perfecto?

Sí es malo cuando el ansia de perfeccionismo nos aboca a síntomas depresivos, insatisfacción con nuestro cuerpo, bulimia nerviosa e ideas suicidas.
No tenemos que satisfacer las expectativas de otros, solo las nuestras.
Está muy bien superarnos personal y profesionalmente, pero debemos relajarnos e ir con calma. Como dijo Henry Ford, “el fracaso es una gran oportunidad para empezar de nuevo con más inteligencia”.
Existe una ´terapia del fracaso´ que lo transforma en éxito. Implica:
Entender el fracaso. Olvídate de las opiniones de los demás, analiza qué pasó y piensa que solo es un momento transitorio.
Acéptalo y aprende de los errores. Busca alternativas, mejora tus habilidades y fíjate metas viables a corto plazo.
No te contamines por las fotografías perfectas de las personas que sigues en las redes sociales, no existen sin filtros. Olvida las publicidades falsas que te prometen perder peso sin ejercicio.
Y triunfa… Cuanto antes caigas, antes te levantarás.

Cuéntalo en: